Lluvia regada por el viento.
Prado con frío despierto.
La taza calentando tus manos
con el té que tanto te gusta cómo preparo.
La camiseta que apenas te cubre
resalta tu ser libre.
Te observo a distancia
contemplando tu elegancia.

Foto de Andrea Piacquadio

Entro y me pierdo, en tan glorioso momento.
Suspiras y agarras muy fuerte la cama.
Qué preciosa esta vida. No más contenida.
Nuestras almas se funden. Ya nada confunde.

Foto de Dainis Graveris

Te encontré y no me pude contener.
La sensación no supe describir.
La emoción no pude comprender.
Mi corazón no sabía qué hacer.
Mi mente no quiso entrometer.
Mis manos querían recorrer.
Y mis labios no se podían detener.

Foto de Edward Eyer

El aire va calentando y nuestros cuerpos pegando.
Una prenda y la otra. Los dos en la alcoba.
Nos vamos abriendo. En el amor fundiendo.
Estoy en éste momento, en otro no pienso.
Juego divino, tus labios con los míos.

Foto de Hoang Loc

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: